#cerrajeros 5 maneras en las que tu cerradura puede ser vulnerada

Las cifras de robos alrededor del mundo son cada vez más alarmantes; de hecho, en el momento que lees este artículo, lo más probable es que una casa o negocio está siendo saqueado; ciertamente es un dolor de cabeza para las autoridades frustrar estos eventos.

Es increíble ver cómo las personas aún no son conscientes del peligro que se les avecina, ya que la primera línea de defensa que en este caso es la cerradura de una puerta, no dispone de las mejores condiciones para resistir un robo.

Últimamente se ha descubierto que los ladrones no requieren de gran pericia para ingresar a una propiedad; aunque habrá malhechores que deseen formarse para no dejar muchas pistas en el momento que roban.

En todo caso, mencionaremos de qué maneras un ladrón puede vulnerar la cerradura de cualquiera de tus espacios, sin que puedas hacer poco o nada para recuperar tus bienes o al menos que se haga justicia por el robo. Así lo han demostrado los hechos.

  1. Eligiendo cerraduras al azar

Es la típica forma en la que los ladrones irrumpen en los espacios, pero no es la más implementada en la actualidad. Esta acción toma relativamente poco tiempo, en función de los dispositivos de seguridad que hayas instalado en casa.

Tan solo se necesitan 2 herramientas básicas para ejecutar este tipo de robos, que ocupan poco espacio en una bolsa: un artefacto que produzca el giro en el bombín, y otra que permita levantar los pines del cilindro para que se abra la cerradura.

  1. Rastrillando la cerradura

Este tipo de estrategia es similar a la anterior, salvo que en lugar de empujar los pines del cilindro en forma individual, existe una herramienta diseñada para presionar varios pines al mismo tiempo, lo que de alguna manera simplifica el proceso de apertura para los ladrones.

En esto se fundamenta uno de los tipos de robo más populares, entre los que se menciona el ganzuado. Es un método que no involucra daños en la cerradura, produciéndose de forma rápida y limpia.

  1. Los famosos golpes o bumping

Golpear una cerradura para que abra, es quizá la manera más sencilla de hacerlo, pero no se trata de golpear por golpear, sino con ciertas herramientas que el ladrón ha adoptado de la cerrajería, que en este caso son las llaves de percusión y un elemento para golpear.

Lo que si resulta un poco complicado para el ladrón es conseguir estas llaves, pero no significa que no podrá encontrarlas de una forma u otra. Las llaves de percusión también se crean modificando otras, o empleando llaves vírgenes para preformarlas.

A un malhechor no le toma mucho tiempo aprender a usar las llaves de percusión; partiendo de esa premisa, el ladrón podrá abrir casi cualquier cerradura. Aterrador ¿no?

  1. Pistola perforadora o Pick gun

Es conocida como una herramienta manual con forma de pistola empleada por los cerrajeros para abrir cerraduras. Si el ladrón tiene acceso a este aparato, tan solo debe insertar la punta de la pistola en el extremo del cilindro de la cerradura.

Paso seguido se aprieta el gatillo de forma repetida, y ya con eso se abre la cerradura en cuestión de segundos.

  1. Empleando un taladro

Digamos que esta es la artimaña más desesperada que se emplea en la apertura de las cerraduras, implementándose cuando todas las anteriores fallan. No obstante, los ladrones la usan poco debido a los daños visibles que deja.

error: Content is protected !!